Accesibilidad web, red para personas discapacitadas

La Organización Manual de la Salud estima en 600 millones la población discapacitada en todo el mundo, lo que significa que uno de cada diez personas necesitan o necesitarán algún tipo de ayuda para tener un completo acceso a la red.

Las pautas de accesibilidad web son un protocolo a nivel mundial que establece las principales recomendaciones que una web debe seguir para ser accesible a los usuarios. Estas pautas han sido desarrolladas por W3C, un organismo que establece estándares para internet tales como el lenguaje HTML.

Las limitaciones reconocidas por un usuario de internet pueden ser: visuales, motrices, auditivas y cognitivas. Todas ellas pueden afectar al correcto uso de internet, por lo que deben ser paliadas en lo posible. A parte de estos grupos también podemos incluir a los miembros de la tercera edad, que sufren riesgo también de infoexclusión.

Los principales problemas que tiene una persona con discapacidad tienen que ver con manejo de terminales, interacción con los interfaces y acceso a los contenidos. W3C trata de paliar estos inconvenientes por medio de recomendaciones a los webmasters.

Básicamente lo que se le pide a una página web accesible es que cumpla tres condiciones: que sea transformable, es decir,  que los contenidos se adapten a cualquier necesidad y dispositivo; comprensible, no solo en el contenido también en la forma, por ejemplo con la posibilidad de aumentar el tamaño de la tipografía y navegable, siendo diseñada para que el paso por los diferentes contenidos sea sencillo.

Algunas páginas tienen incluso ayudas técnicas. Algunas de las principales son: programa de lector de pantalla (un programa de síntesis de voz es capaz de leer el contenido escrito en la web), líneas braille, magnificador de pantalla (para aumentar el tamaño de los contenidos) y software Eldy, un programa que aporta mejoras específicas para personas con distintas discapacidades. Además el programa HERA revisa la accesibilidad de una página web, aunque en realidad hay que hacerlo de manera manual.

Desde el año 2002 en España se han desarrollado varias leyes que regulan la accesibilidad de los discapacitados a las nuevas tecnologías. Además la Unión Europea también ha emitido varias Directivas acerca de la accesibilidad de internet, sobretodo orientadas a los sitios de dominio público.

La mayor ventaja que se consigue es posibilitar a esta gente el acceso a algo tan cotidiano ya como internet. Por otra parte, el dueño de la web consigue más visitantes al aumentar el número de usuarios potenciales.

Si tienes alguna recomendación acerca de accesibilidad tecnológica puedes dejárnosla en la sección de comentarios del blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *